¿Qué clase de sistema educativo tenemos?

SIEMPRE QUE ME TOPO CON ALGUIEN QUE ME COMENTA SU MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO, COSA QUE ME OCURRE CON BASTANTE FRECUENCIA, ME PREGUNTO… ¿QUÉ CLASE DE SISTEMA EDUCATIVO TENEMOS QUE NO FAVORECE LA PARTE MÁS HUMANA Y NATURAL DE LAS PERSONAS COMO ES LA COMUNICACIÓN?

Si algo tenemos en común todas las personas es la necesidad imperiosa de relacionarnos con los demás. Por tanto, desde ese punto, pienso que todos deberíamos amar la comunicación. Pero, ¿por qué en el momento en que más de cuatro ojos a la vez  (en algunos casos seis u ocho 🙂 ) nos están mirando, las piernas nos tiemblan, la respiración se acelera, la voz se quiebra, las manos nos sudan…? vamos, ¡todo un cuadro!

La mayor parte de las personas con las que me he cruzado en la vida y mucho más desde que profesionalmente me dedico a cuestiones de comunicación, comparten ese miedo, en algunos casos terror, a la hora de hablar en público. Al margen de otras posibles cuestiones, pienso que el problema o la causa principal radica en el sistema educativo que tenemos en España que sólo nos muestra una pequeña parte de la comunicación y siempre desde el pupitre, como si fuéramos los figurantes de una película, que se limitan a interpretar un papel en el que no pueden usar el 100% de su potencial.

Pienso que ya es hora de cambiar la situación. Ya es hora de dar el papel protagonista  a todos los alumnos y alumnas. De mostrarles la cantidad de herramientas que tienen a su alcance y que les sirven de altavoz para comunicarse con los demás y por tanto, para hacer llegar mejor su mensaje, ya sea ante dos personas o ante un grupo de quinientas.

Ahí fuera hay gente muy válida, con grandes ideas que no son capaces de hacer llegar precisamente por sus problemas de comunicación, por un déficit enorme en un sistema educativo que parece no darse cuenta de que la comunicación lo es todo, o al menos casi todo. Con lo cual tampoco nos debe sorprender que, salvo excepciones, nuestros políticos dejen bastante que desear en cuestiones de comunicación, porque muchos de ellos habrán tenido una excelente formación, pero ¡mecachis! se les olvidó la asignatura más importante.

El día que tengamos un sistema educativo que promueva el arte de la comunicación, de hablar en público, tendremos a gente mucho más segura de sí misma, con muchas más probabilidades de alcanzar sus retos laborales, mejores profesionales (porque comunicar bien es siempre un valor añadido para cualquier profesional) y lo que es mejor, tendremos más líderes, ¿o debería decir mejores líderes?, porque detrás de todo gran líder hay una enorme capacidad de comunicación.

Ya sea ante cuatro o ante dos mil ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *