LECCIONES DE MI PIRATA

QUIEN TIENE LA ENORME FORTUNA DE CONVIVIR CON ANIMALES, DISPONE DE UNA RICA FUENTE DE APRENDIZAJE. EN ESTE CASO, MI PERRO ZEN, AL QUE AHORA LLAMO CARIÑOSAMENTE “MI PIRATA”, SE HA CONVERTIDO EN MI MEJOR MAESTRO.

Hace apenas unos días y como cada tarde, Zen y Bijoux, nuestros compañeros de vida de cuatro patas, salieron de paseo.  A las mil aventurillas que Zen experimenta cada vez que pone sus patitas en la calle, se le sumó una muy dolorosa. Una de esas que se quedan grabadas en la retina. Otro peatón de cuatro patas decidió atacar a Zen, sin previo aviso, sin darle tiempo a ponerse su escudo y desenfundar su espada. Seguir leyendo